martes, 1 de septiembre de 2009

CRÓNICA

Como suele ser costumbre haré una breve reseña de las exposiciones que he visto últimamente en Barcelona. Como siempre hay cosas interesantes y otras más bien decepcionantes.

En primer lugar fui a ver la exposición temporal del MNAC dedicada a los fotógrados Robert Kappa (1913-1954), uno de los más grandes del siglo XX, y su pareja Gerda Taro (1910-1937). La encontré realmente interesante, aunque no entiendo demasiado de fotografía. Los motivos fueron diversos. En primer lugar se podía ver las series completas de las fotografías que tomaba, no se trataba de fotos sueltas, de modo que podía verse la secuencia completa de las fotos tomadas. Me gustaron en especial las tomadas en la Batalla del Segre en la Guerra Civil. La sensación que transmitían las fotos era de encontrarse en mitad de la batalla. Otro aspecto interesante era poder ver la función final de estas fotografías, es decir como estas fotografías eran luego publicadas en revistas de actualidad y los textos que las acompañaban, muchas veces contando cosas que nada tenían que ver con la realidad. Con respecto a Gerda Taro se puede comentar que es una figura que en los últimos tiempos se está recuperando. Hace cosa de un año se asistí a una interesantísima conferencia sobre su figura. Aunque quizás sus fotografía son bastantes diferentes a las de Kappa, se podían ver algunas realmente interesantes.

A continuación fui a ver la dedicada al pintor Maurice Vlaminck (1876-1958), uno de los cabecillas del movimiento fauvista a principios del siglo XX. La exposición se centraba en sus obras del período 1900-1915, donde puede observarse una fuerte influencia de Van Gogh y Cezanne. Esta exposición me decepcionó bastante. La mayoría de las obras las encontré bastante insulsas, incluso las del periodo más fauvista. Quizás el motivo habría que buscarlo en que las obras expuestas no eran en general de las más importantes del autor. Hace unas semanas pude ver en el Museo Picasso otra exposición sobre otro pintor que había participado en este movimiento, Kees Van Dongen (1877-1968). En este caso puedo decir que sus pinturas fauvistas me deslumbraron por la fuerza que transmitían y su expresividad. En esta exposición se podían contemplar algunas de las obras más importantes del autor (aquí se puede ver una muestra).

En el mismo lugar, en el CaixaForum, visité la exposición dedicada a algunos cuadros de grandes dimensiones realizados en los años 80 y pertenecientes a la colección de la Caixa. La exposición constaba de una docena de cuadros, entre ellos uno de la primera etapa de Barceló. Lo primero que hay que decir es que como siempre en exposiciones dedicadas al arte contemporáneo en este lugar, una pequeña explicación sobre la obra y autor acompañaba cada cuadro. Como siempre en este tipo de exposiciones la apreciación está en función de los gustos personales, pero no voy a negar que algunos los encontré batante interesantes. Evidentemente la explicación ayuda mucho a apreciarlos.

Por la tarde visité la exposición del “Siglo del Jazz” que se puede visitar en el CCCB. Como casi siempre en este lugar se pueden visitar exposiciones muy interesantes. Hay que tener en cuenta que muchas de estas exposiciones son coproducciones con el centro Georges Pompidou de París. Esta exposición venía precedida de un gran éxito en París. La verdad es que me pasé más de dos horas y me dejé algunas cosas que ver. Una larga vitrina presenta de forma cronológica, partituras, discos, fotos, libros, etc desde antes del nacimiento del Jazz hasta finales del siglo XX. Al mismo tiempo pueden irse escuchando grabaciones de los diferentes períodos. Al lado de esta vitrina y agrupado por períodos podían verse cuadros, grabaciones, gravados, objetos etc de artistas, diseñadores, etc que se habían visto influenciados a lo largo del siglo XX por el Jazz. Mis críticas a esta exposición, que es realmente interesante, es que las explicaciones de cada uno de los períodos se limitaban a unas pocas líneas. Dada la importancia de este género musical, hubiera sido de esperar unas explicaciones más generosas.

No hay comentarios: