viernes, 27 de marzo de 2009

Jeff Koons. Artista genial o el arte de ganar dinero.

Jeff Koons es uno de los artistas, si se le puede considerar así, más famosos del mundo artístico actual y uno de los más populares entre el público en general. Nació en 1955 en una localidad del estado de Pennsylvania. Realizó estudios de tipo artístico; aunque sobretodo se le conoce por su etapa como broker en Wall-Street antes de dedicarse completamente al arte, donde seguramente aprendió muchas cosas sobre como ganar dinero (este comentario es propio). Otro aspecto muy conocido de su vida fue su matrimonio con la estrella del porno metida en la política Cicciolina con la que tuvo un hijo; aunque el matrimonio no duró mucho. Uno de los aspectos más conocidos de su trayectoria artística fue que contrató los servicios de una agencia de publicidad para darse a conocer y un asesor de imagen.

Como se puede ver estamos delante de un personaje de lo más curioso. Su obra se asocia al movimiento denominado como Neo-pop (utilización de imágenes de la cultura popular y los mass media) y al arte conceptual; aunque su obra también se tiende a considerar como “Kitsch“, algunos lo denominan el “Rey del Kitsch”. Su obra se centra sobretodo en convertir elementos de la vida cotidiana, representativos de la sociedad de consumo, en objetos de arte. Desde juguetes, cómics, aspiradoras, elementos de la publicidad o iconos de la cultura popular como Michael Jackson entre otros. Estas apropiaciones le han causado más de un problema judicial. Según la imagen que se ha creado sería un híbrido entre Andy Warhol y Marcel Duchamp con sus ready-made. Su obra se centra principalmente en el campo de la escultura sobretodo de grandes dimensiones utilizando los más diversos materiales como pueden ser globos, jardinería, plástico, fibras, etc . También es muy conocido por una serie de obras (fotografías, esculturas, etc) de su exmujer Cicciolina realizando actividades sexuales con el mismo artista o con objetos diarios como pueden ser juguetes. Desde hace ya años dirige una especie de taller, al estilo de lo que hiciera Andy Warhol, donde unos 100 ayudantes colaboran con él en la ejecución de sus obras.

Este pasado otoño se celebró una gran exposición en el Palacio de Versalles que provocó una gran polémica; aunque fue un gran éxito de público. Su éxito entre el público en general se fundamenta en el atractivo visual de sus obras y en que son fácilmente “comprensibles” por el gran público. Sin embargo he estado intentando encontrar cual es la reflexión, el mensaje que intenta transmitir a través de su obra y la verdad apenas he encontrado cosas. Buscando he encontrado este fragmento de una fan suya (lo he sacado de esta página):

“Su trabajo explora las obsesiones contemporáneas con la sexualidad y el deseo; raza y género; celebridad, comercio, y los medios. Su elección de objetos y de imágenes direcciona poderosamente el impacto de la clase, del poder, del materialismo, y del consumismo en la vida contemporánea”.

En otro sitio se dice que es un “feroz crítico de la sociedad”. La verdad es que viendo las obras y leyendo cosas acerca del personaje no soy capaz de percibir este mensaje. Debido a la cantidad de tiempo que dedica a dar entrevistas, asistir a eventos, viajar, etc uno tiene dudas de que parte de la obra producida en su taller es resultado de la “reflexión” y “creación” del artista y no simplemente de una fábrica dedicada a crear artilugios de todo tipo y kitsch que luego se venden por sumas astronómicas. La crítica en general es muy beligerante con este creador, si así se le puede llamar, al que acusan de ser un genio en lo que se refiere a la parte económica pero cuya obra carece de un mensaje claro, salvo que forrarse a partir de la ignorancia de mucha gente sea realmente su “obra”. Solo bastan estos dos ejemplos. En 2007 vendió Hanging Heart por $23.6 millones y en 2008 Balloon Flower (Magenta) por $25.7 millones. ¿A que no son preciosos?

Uno de los “artistas”, como siempre entre comillas, que más ha influenciado es su colega de ventas multimillonarias Damien Hirst, otro que personaje del mundillo que se merece un artículo aparte.



Imagen sacada de aquí

3 comentarios:

Meri Gil dijo...

Hay muchos que forran gracias a la ignorancia del personal. Lo triste (o no, yo que se) es que acabará siendo un determinante de nuestro tiempo y, por lo tanto, una tendéncia artistica. Le podríamos buscar un nombre... Yo propongo: Arte "gente-oh-que-bonito-es-esto-y-que-caro-debe-ser-arte-del-bueno".

isr dijo...

Lo de Versalles por lo que he leido por la premsa fue espectacular, en el sentido de la gente que fue. Pero lo que veo es que casi no hay nadie del mundo de la critica que lo alabe. Lo que si tiene son muchos fans. Debe de tener uno de los mayores ratios

Dinero ganado/Dinero invertido en hacer la obra

Meri Gil dijo...

Hay fans para todo. A mi me cansa un poco este tipo de justificaciones y alabanzas que dicen que cualquier provocacion es una obra de arte.