jueves, 15 de enero de 2009

Pequeña historia de la música del siglo XX

Esta pequeña historia de la música del siglo XX la dividiré en dos partes debido a su extensión. En esta primera parte me centraré en la primera mitad del siglo XX.
Nota: Los hipervínculos de las obras permiten escuchar fragmentos de estas).

La música occidental se desarrolló durante varios siglos, aproximadamente entre 1600-1900, en base al sistema tonal. Para exponerlo de una forma fácil, se puede decir que el sistema tonal consiste en una serie de “reglas” que hace que la música sea “fácil de escuchar” y que por lo general resulte “agradable” a quien la escucha. Hoy en día este sistema se sigue utilizando para componer la música de muchas películas o lo que conocemos como “música moderna” como la música pop que podemos escuchar a todas horas por la radio.

Este sistema fue evolucionando con el tiempo. Entre final del siglo XIX y principio del siglo XX algunos compositores llevaron este sistema al límite. Para exponerlo de una forma sencilla se puede decir que la música comenzaba a sonar “disonante”, sin abandonar del todo el sistema tonal. Entre las figura mas importantes de esta evolución encontramos a Richard Wagner (1813-1883), Anton Bruckner (1824-1886), Gustav Mahler (1860-1911), Richard Strauss (1864-1949) o Claude Debussy (1862-1918).

A principio del siglo XX como en otros ámbitos del arte se produce un rechazo a los modelos de creación musical del pasado. Muchos compositores comenzaron a considerar que el sistema tonal no daba mas de sí y que había que buscar nuevas formas de expresión musical (¿os suena de otros campos del arte?).

Arnold Schoenberg (1874-1951) fue uno de los compositores que lideró el camino hacia lo que se conoce como atonalismo. En el sistema tonal se da más importancia a unas notas que a otras en función de la tonalidad. Su idea de atonalismo consistía en que todas las notas tuvieran la misma importancia. Basándose en esta premisa creó en la segunda década del siglo XX el sistema dodecafónico. Es un sistema en el que todas las notas de la escala cromática (Do, Do sostenido, Re,.....hasta Si) tienen la misma importancia dentro de una obra. Este sistema fue utilizado por algunos compositores durante algún tiempo como son los discípulos de Schoenberg, Alban Berg (1885-1935) y Anton Webern (1883-1945), otros grandes compositores del siglo XX. Este grupo también se conoce como la Segunda Escuela de Viena. Una de sus obras más conocidas de Schoenberg es Pierrot Lunaire

Otra de las grandes figuras de la música del siglo XX, quizás la más importante, fue Igor Stravinsky (1882-1971). Debido a su longevidad y a que adaptó su estilo compositivo a diferentes corrientes que recorrieron el siglo XX su figura se puede comparar con la de Picasso. Su primer periodo, en el que los elementos de su tierra natal tienen mucha importancia, se conoce como ruso o primitivo. En este periodo que abarca desde sus inicios hasta 1920 aproximadamente compone el que será una de sus obras maestras y uno de los mayores escándalos de la historial de la música, “La consagración de la Primavera”. Es un ballet compuesto para la compañía de ballet de Serguei Diaguilev que representa los ritos primitivos de los campesinos de la Rusia pagana (Acordaros de la exposición que fuimos a ver) con una música que es mejor escuchar y ver (aquí).

En los años 20 inicia un periodo denominado “neoclásico”, como en otros campos del arte, de retorno a los compositores clásicos como Mozart. Evidentemente este retorno al pasado incorpora elementos modernos. Finalmente a partir de 1950 adopta los elementos del sistema dodecafónico de Schoenberg.

El periodo neoclásico que se inició hacia finales de la segunda década influyó en muchos otros compositores, entre los más famosos encontramos a Serguei Prokofiev (1891-1951) y su sinfonía clásica o el concierto para piano de Maurice Ravel (1875-1937).

Bela Bartok (1881-1945) fue otra de las grandes figuras de la primera mitad del siglo XX. Fue un gran estudioso de la música folclórica de su país. La característica más importante de su música es la combinación de elementos de la música folklórica, principalmente la de su país, era húngaro, con técnicas vanguardistas y algunos elementos del sistema tonal. El Concierto para Orquesta es una de sus obras más famosas

Muchos de estos compositores revolucionarios compusieron bastantes obras dentro de la tradición del sistema tonal antes de realizar sus obras más innovadoras.

A pesar de las innovaciones realizadas en la primera mitad del siglo XX hay grandes compositores que continuaron utilizando bastantes elementos del sistema tonal, aunque incorporando elementos de las vanguardias en mayor o menor medida, por ejemplo: Dmitri Shostakovich (1906-1975), Benjamin Britten (1913-1976), George Gershwin (1898-1937) (combinó elementos de la tradición y el Jazz), Sergei Rajmaninov (1873-1943) o Paul Hindemith (1895-1963) entre muchos otros. Una de las obras más emblemáticas de Shostakovich es la Sinfonía 7 “Leningrado”


Israel Muñoz

2 comentarios:

Meri Gil dijo...

Bueno, bueno, lo he escuchado y sobretodo visto! Me ha encantado el valet jeje. La música de La consagración de la Primavera me ha hecho pensar en las películas Errol Flynn... y el valet al tipo de animación rusa (los temas siempre eran los mismos: las fabricas, el progreso y el consumo matan al hombre) que me tenía bastante aterrada de pequeña.

Pierrot Lunaire lo había escuchado aunque hasta ahora no me había parado a escucharlo bien y la tercera vez que me lo puse le encontré la gracia. Aunque es bastante molesto acaba por ser muy interesante sobretodo sabiendo que es lo que se busca.

Lo demás es como apedazado. Esto de lo neoclásico parece hecho a trozos y a demás reconocibles... es un potipoti que te señala lo acostumados que estamos a un determinado lenguaje musical donde las distintas partes de un tema aun que sea clásico tienen que sonar de determinada forma. Una cosilla graciosa que me ha pasado: los de la simfonía nº7 “Leningrado” en el Youtube hay una imagen de dos pianos que no parecen sonar en toda la simonía :D

Muy chulo, estoy impaciente de escuchar mas.

isr dijo...

La consagracion de la primavera es bastante violenta acaba con el sacrifico de una mujer, no apta para niños.

Pierrot Lunaire estuvo a punto de liarla en el Auditorio. A mi es una obra que me apasiona, de hecho en total son como unas 20 canciones, la que linkado es una de estas 20. Para poder disfrutarla hay que escuchar con otros oidos, el que busque melodias "bonitas" no encontrara ni una. La musica de Schoenberg fascino e influyo en el camino hacia la abstraccion de Kandinsky.

Lo del fragmento de la sinfonia Leningrado si que vi que se veian dos pianos. Esta obra es a la 2 Guerra Mundial lo que el Guernica a la Guerra Civil. Fue compuesta en 1941 durante el sitio de San Peterburgo, con el compositor en la ciudad, por parte del ejercito nazi. Se convirtio en una obra mitica y lo sigue siendo.

Despues de hacer la 2 parte de la musica del siglo XX, donde no faltara los 4m33s de Cage, intentare hablar de las figuras que mas me atraen por separado. Ya veras con Ravel, el del Bolero, que casi no lo he mencionado.